¿Qué es la tecnología?

Una posible definición de tecnología es la siguiente: “el concepto de tecnología incluye la habilidad para reconocer problemas técnicos, la habilidad para desarrollar nuevos conceptos y soluciones tangibles a problemas técnicos, los conceptos y los tangibles desarrollados para solucionar problemas técnicos y la habilidad para explotar los conceptos y los tangibles de una manera efectiva”. Es una definición que incluye el conocimiento tácito y las habilidades de las personas. Por tanto, cuando se habla de transferencia de tecnología, se supone que la movilidad de personal también puede ser considerada como transferencia de tecnología. De hecho, el concepto de tecnología definido de esta manera incluye equipamiento, software, diseños y anteproyectos, investigación y procesos de producción, técnicas de gestión, conocimiento científico y técnico, habilidades o productos.

Por tanto, lo material de la tecnología (el “artefacto”, el hardware) tiene que ser producido. Tiene que ser inventado, diseñado y fabricado. Este proceso requiere capacidad de producción, energía, recursos humanos, capital, materias primas… Pero también conocimiento y habilidades. Esta última es la parte desincrustada de la tecnología, seguramente la más importante. Por tanto, el concepto de tecnología incluye las cosas pero también cómo se hacen. Y además, finalmente, como se usan. También el conocimiento y las habilidades necesarias para su uso forman parte del concepto de tecnología

Aunque muchos de los aparejos desarrollados por el hombre a lo largo de la historia son considerados como tecnología, tal como la queremos entender aquí la tecnología es un logro reciente de la humanidad. En concreto, podríamos decir que ese concepto de tecnología está aquí desde hace unos 250 años.

No vamos a entretenernos demasiado en las definiciones de tecnología ya que suponen una discusión distinta a la que aquí pretendemos. Entenderemos lo que es la tecnología a lo largo del recorrido de este curso. También mediante las ideas que proporcionamos a continuación y en la entrada siguiente.

El concepto de tecnología, cuando se analiza con un cierto detalle, se ve como una idea multicapa. Para identificar las distintas capas acudimos a conceptos relacionados con la estrategía de la empresa. En concreto, las competencias o capacidades esenciales.

Competencias o capacidades esenciales.

Esa idea manifiesta que cada empresa tiene unas competencias organizativas y tecnológicas específicas, que explican por qué las empresas son distintas y como cambian con el tiempo. Son por tanto su esencia, su núcleo. Una capacidad esencial es aquella que resulta del aprendizaje colectivo de la organización, especialmente de la capacidad de coordinar las diversas técnicas de producción e integrar corrientes tecnológicas. El concepto proviene de Prahalad y Hamel[1]. Las ideas básicas de esos autores son estas:

1. La ventaja competitiva sostenible de las empresas no reside en sus productos sino en sus competencias nucleares. Las fuentes reales de ventaja competitiva se encontrarán en la capacidad de los gestores de la empresa de consolidar y convertir tecnologías de amplio uso en la empresa y habilidades de producción en competencias que permiten a la empresa adaptarse más rápidamente a las oportunidades cambiantes.

2. Las competencias nucleares contribuyen a o suministran más de un producto nuclear, los cuáles a su vez alimentan a más de una unidad de negocio.[2] Los productos esenciales son los componentes o subconjuntos que realmente contribuyen a dar valor a los productos finales. Los autores propusieron unos árboles tecnológicos en los cuáles:

  • Los productos finales son las hojas, las flores y el fruto
  • Las unidades de negocio son las ramas más pequeñas
  • Los productos esenciales son el tronco y las ramas principales
  • Las competencias esenciales son las raíces

3. El modelo reconoce también las competencias organizativas

4. Se indica que las competencias esenciales requieren foco. No se pueden tener más de 5 o 6 competencias esenciales

5. Las grandes empresas multidivisionales no pueden sólo ser vistas como un conjunto de unidades de negocio sino también como un racimo de competencias (que no únicamente impactan en una unidad de negocio)

Utilizamos un ejemplo que aunque tiene sus años (como la teoría misma), creo que resulta pedagógico. Se trata del de la empresa Canon. En ese momento tenía:

  • Productos finales (hojas, flores, fruto): Cámaras autofoco, Cámaras electrónicas, Impresora láser, Impresora color, etc. etc.
  • Unidades de negocio (ramas más pequeñas): Fax, fotocopiadoras, cámaras…
  • Productos esenciales (tronco y ramas principales): Motor ultrasónico anular, motores impresora láser, tecnología láser
  • Competencias esenciales (raíces): Mecánica de precisión, óptica final, microelectrónica

En este Curso de Tecnología, aunque hablaremos de ellas, no asimilaremos el concepto de tecnología a las raíces. La mecánica de precisión, la óptica, la microelectrónica… son ámbitos tecnológicos pero no tecnologías. Este manual esta esencialmente enfocado hacia la capa constituida por los productos esenciales, por el tronco y las ramas principales. Para nosotros, serán tecnologías el motor ultrasónico anular, la tecnología láser, etc.

Racimos o árboles tecnológicos

Otra idea relacionada con la estrategia empresarial que ayuda a visualizar el concepto de tecnología es la de racimos o árboles tecnológicos. En su momento, hace ya décadas, un estudio titulado les grappes technologiques evidenció que en plena crisis de los setenta algunas empresas habían seguido con éxito un nuevo tipo de estrategia basada en la explotación sistemática de su potencial tecnológico. El ejemplo típico de esta conducta fue el de la empresa United Technologies, la cual, en lugar de permanecer en su sector -la aeronáutica-, penetró en distintos sectores con productos basados en su “saber hacer”. Ese traslado del potencial tecnológico propio a otros campos se considero distinto de las estrategias ya conocidas de especialización o diversificación. Fue denominada estrategia en árboles o racimos y se representó mediante un árbol.

El racimo tecnológico es un conjunto coherente de actividades basadas en una misma esencia tecnológica En este caso, la empresa se redefine como un potencial de tecnologías que hay que aprovechar; se reestructura alrededor de lo que sabe hacer, es decir, de su “oficio”. La pregunta clave es: ¿en qué mercados y en qué productos las capacidades tecnológicas de la empresa proporcionaran un avance competitivo? La explotación del potencial tecnológico consiste, por tanto, en analizar sistemáticamente nuevas aplicaciones en otras áreas que presenten posibilidades de obtener beneficios.

Tecnologías genéricas

Las tecnologías genéricas, calificadas así a causa de su carácter fundamental, están en la base del potencial tecnológico de las empresas y encuentran aplicaciones en distintos sectores, subsectores y productos. Ámbitos tecnológicos muy genéricos que hoy conforman la frontera del conocimiento son la inteligencia artificial, la genética, las tecnologías médicas, el coche eléctrico, el coche conectado, la nanotecnología, las tecnologías móviles… También las denominadas General Purpose Technologies (GPTs) o Key enabling technologies (KETs), definidas por la Comisión Europea en sus políticas de innovación. La característica fundamental de esas GPT / KET es su capacidad de generalización, de salir del sector donde surgieron para trasladarse a otros sectores económicos y generar oportunidades. La Comisión sugiere tecnologías facilitadoras siguientes:

  • nanotecnología,
  • microelectrónica y nanoelectrónica,
  • fotónica,
  • materiales avanzados y
  • biotecnología.

Europa afirma que “Si tecnologías como el transporte aéreo y las telecomunicaciones transformaron las economías en el siglo XX, hoy en día el crecimiento viene impulsado cada vez más por otras tecnologías facilitadoras como las ecotecnologías, las nanotecnologías, las biotecnologías y las infotecnologías. Estas tecnologías pueden afectar a todos los ámbitos de nuestras vidas y los marcos reglamentarios deben basarse en pruebas científicas, con una información transparente a los ciudadanos y con la participación de estos.

Las nanotecnologías prometen desarrollar nano y micro dispositivos y sistemas inteligentes, así como lograr avances decisivos en terrenos tan importantes como son la asistencia sanitaria, la energía, el medio ambiente y la fabricación de mercancías.

La microelectrónica y la nanoelectrónica, incluidos los semiconductores, son esenciales para todos los bienes y servicios que requieren controles inteligentes en sectores tan diversos como el automovilístico y el transporte, la aeronáutica y la industria aeroespacial. Los sistemas de control industrial inteligentes permiten una gestión más eficiente de la generación, el almacenamiento, el transporte y el consumo de electricidad a través de redes y dispositivos eléctricos.

La fotónica es un ámbito pluridisciplinar en torno a la luz que abarca su generación, detección y gestión. Entre otras cosas, proporciona la base tecnológica para la conversión económica de luz solar en electricidad, lo que es importante para la producción de energías renovables y para una variedad de componentes y equipo electrónicos como los fotodiodos, los LED y los diodos láser.

Los materiales avanzados aportan grandes mejoras en una amplia gama de campos distintos como la industria aeroespacial, el transporte, la construcción y la asistencia sanitaria. Asimismo, facilitan el reciclaje, de modo que se reducen la huella de carbono y la demanda energética, y se disminuye la necesidad de materias primas que escasean en Europa.

La biotecnología ofrece alternativas más limpias y sostenibles en lo referente a los procesos relacionados con las operaciones industriales y agroalimentarias. Por ejemplo, permitirá la sustitución progresiva de materiales no renovables que se utilizan actualmente en diversas industrias por recursos renovables. No obstante, su ámbito de aplicaciones no ha hecho más que comenzar”

Ámbitos de las startups

Veremos en este curso que las startups son hoy uno de los grandes agentes productores de innovación y disrupción. Cuando analizamos ecosistemas de startups, analizamos sus ámbitos de actuación y nos referimos a biotech, agritech, foodtech, fashiontech, adtech, insurtech, greentech, healthtech, cleantech, edtech, fintech, blockchain, criptomonedas, drones, etc. etc.

Objetivo de este curso

En general (hay excepciones) ni las tecnologías genéricas ni estos ámbitos tecnológicos de actuación de las startups se consideran “Tecnología” según el punto de vista de este curso. Si resumimos lo que acabamos de ver:

  1. Tecnologías genéricas (raíces: Mecánica de precisión) y ámbitos tecnológicos
  2. Tecnología específica
  3. Productos genéricos (Fax)
  4. Referencias específicas (un tipo y marca de fax de la empresa X)

En general, este curso y este manual se centran esencialmente en el punto 2, en las tecnologías específicas, que son ya protegibles y pueden ser objecto de transacción. De todas formas, en algunos capítulos (por ejemplo, al analizar las curvas en S), el foco se dirige a las tecnologías genéricas.

Otra forma de verlo es a partir de las preguntas siguientes:

  1. ¿Qué priorizan los planes regionales, estatales y continentales de I+D y de tecnología? ¿Cuáles son los grandes ámbitos a los que se dirigen?
  2. ¿Sobre qué investigan los centros públicos de investigación y las universidades?
  3. ¿De qué hablan las publicaciones científicas de las instituciones mencionadas?
  4. ¿Qué patentan las universidades?
  5. ¿Sobre qué investigan las empresas? ¿Qué desarrollan?
  6. ¿Qué patentan las empresas?
  7. ¿Qué publicitan las empresas? Productos
  8. ¿Qué venden las empresas? Las empresas venden referencias

Este curso entiende la tecnología, en general, como aquello que es objeto de respuesta a las preguntas 4, 5 y 6. También, en determinados casos, a las preguntas 2 y 3.

En cuanto a las preguntas 7 y 8, las empresas publicitan productos y venden referencias. En el polo opuesto, la pregunta 1 sumariza los grandes campos y ámbitos científicos y tecnológicos.

Las expectativas

En este curso, asociaciamos tecnología a expectativas. Por tanto, nos inclinamos ligeramente hacia el estadio inicial de la tecnología, hacía las tecnologías emergentes. Pero… ¿qué son las expectativas? Las podemos definir cómo “real time representations of future technological situations and capabilities”. Las expectativas son la fuerza motriz que marca la evolución del sistema, en concreto de las tecnologías emergentes. Esas expectativas son capaces de hacer evolucionar conceptos y dan forma a esas tecnologías emergentes. Es cierto que en determinados casos y momentos no responden a la realidad (veremos la curva de Gartner). Pero las expectativas mueven a los respectivos actores y obligan a concretar las agendas, legitiman el proceso atraen y inversores y a otro tipo de agentes y éstos evolucionan la propuesta inicial convirtiéndola en experimentos y prototipos. Por tanto, las expectativas son “performative” por naturaleza y conforman la dinámica de una trayectoria tecnológica.

La complejidad de la tecnología

Uno de los drivers y también consecuencias del cambio tecnológico es la variedad y complejidad crecientes de la tecnología. Un molino del siglo XIX tenia 20 partes y uno actual tendrá 5 veces más. Un coche tiene 30.000 piezas, un avión 3,5 millones, el transbordador espacial 10 millones. La evolución de sistemas tecnológicos complejos es un ámbito de interés y específicamente la evolución simultanea de cada una de las tecnologías que componen los sistemas complejos. En cualquier caso, no tratamos esta  cuestión de la complejidad de la tecnología en este curso.

 Finalmente, por todo lo que acabamos de exponer, no se puede hablar tanto de tecnología como de evolución de la tecnología. Considerando esa visión del cambio y evolución las características de la tecnología son las siguientes:

  • La tecnología es sinónimo de incertidumbre
  • La tecnología es dinámica, cambia, mejora constantemente. Aparecen nuevas variedades, nuevas opciones. De todas formas, es interesante notar que cambian más rápidamente los elementos materiales de la tecnología que los que se refieren a la propia sociedad.
  • El cambio tecnológico es sistémico. No podemos pensar que una tecnología aparece sin requerir de ningún cambio en su entorno. Deberán aparecer simultáneamene nuevas tecnologías e infraestructuras para producirla y repartirla. El coche requirió la red de carreteras y de gasolineras. Internet ha evolucionado con la infraestrura de fibra óptica. Esa interdependencia tecnológica motiva que los grandes cambios sean lentos y costosos.
  • El cambio tecnológico es acumulativo. Lo que podemos hacer hoy depende de las acciones realizadas y de las decisiones tomadas en el pasado.

[1] Prahalad, C.; Hamel, G. (1990). The core competencies of the corporation. Harvard Business Review, May – June, 79-91. Prahalad, C. and Hamel, G. (1994). Competing for the Future. Harvard Business School Press. Cambridge, MA
[2] Hasta el momento en que Prahalad y Hamel expusieron su posicionamiento, las empresas funcionaban en base a las unidades de negocio, sin tener demasiado en cuenta capacidades y productos esenciales.