ALIPAY

Un buen amigo -Miquel Costa, Presidente de Keiretsu Forum Spain- estuvo en China este último verano. Me contaba que le había sorprendido lo avanzado que el país está en cuanto a medios digitales de pago. Decía “En cualquier quiosco o puesto callejero, se paga con el móvil. ¡Simplemente  escanean un código QR y ya está!” El gráfico siguiente resume su idea:

El gráfico explica una de las maneras de pagar de Alipay. Tremendamente sencilla, tal como Miquel decía. A diferencia de otros medios de pago mediante el móvil (por ejemplo, Apple Pay o Samsung Pay, que requieren de un teléfono con tecnología NFC y son similares a una tarjeta de crédito) AliPay funciona mediante códigos QR, generados por el vendedor. Por ejemplo, llegas al puesto de venta de fruta, escaneas el código QR, introduces la cantidad y confirmas el pago. O llegas al Bicing de turno, escaneas el código, introduces la contraseña y el candado se abre.

Pero… ¿de dónde viene Alipay? Alipay fue la respuesta de Alibaba, el gigante del comercio electrónico chino, a Paypal. Alipay tiene más de 520 millones de usuarios activos y gestiona más de 100 millones de transacciones cada día. En días punta (por ejemplo, en el llamado Día de los Solteros chino, similar a “nuestro” Black Friday) ha llegado a gestionar 85.000 pagos por segundo. Su producto esencial es Alipay Wallet, un monedero virtual el cual incluye una app que permite el pago directo desde el móvil (siguiendo el sistema indicado en el gráfico anterior). Un 20% de las transacciones gestionadas por Alipay corresponden a suministros básicos como el agua, la electricidad y el gas. Los clientes pueden comprar también billetes de tren, pagar el taxi o las multas de tráfico o contratar un seguro. Alipay es un sistema de pago utilizado en Internet y también en medio millón de negocios en China. Se ha afirmado que Alipay es ya una moneda alternativa en aquel país, un país cada vez más digital, con más de 830 millones de personas que ya tienen un teléfono inteligente. En China poca gente sale de casa con cash o tarjetas de crédito en la cartera. En cambio, nadie sale sin el móvil.

Ya en 2013 Alipay superó a PayPal. El año pasaso, Alipay tenía el 54% del mercado chino de pago mediante móvil (considerado de más de 5,5 trillones (americanos) de dólares. Para asegurar la identidad, este septiembre de 2017 Alipay ha integrado en su app un sistema de reconocimiento facial.

Su principal competidor en China es WeChat Pay, el sistema de pago de Tencent, el enorme gigante de inversión, internet y del sector de los juegos y el entretenimiento (sus muchos servicios incluyen redes sociales, música, portales web, comercio electrónico, juegos móviles, servicios de Internet, sistemas de pago, teléfonos inteligentes y juegos en línea). WeChat Pay funciona de la misma forma que Alipay, también mediante códigos QR.

Esa enorme facilidad de pago, masivamente extendida a través de Alipay y WeChat Pay, necesariamente debe sorprender a los turistas occidentales que viajan a China, tal como le ocurrió a mi amigo el pasado verano.

Alipay fue impulsado por Jack Ma, el creador de Alibaba, el gran gigante chino del comercio online, competidor de Amazon. Alibaba incluye a su vez -o se basa en- plataformas como Taobao (“en Taobao hay de todo”) y TMall. Debido a una nueva regulación del gobierno chino, en 2010 Alipay pasó a ser propiedad de una empresa totalmente controlada por Jack Ma. La transferencia de propiedad fue muy controvertida, ya que los principales accionistas de Alibaba (Yahoo y Softbank) no fueron adecuadamente informados. A pesar de que finalmente, después de meses de incertidumbre, se llegó a un acuerdo, el incidente afectó la imagen de China como espacio para inversiones seguras.

Alipay acaba de llegar a España como medio de pago. Lo ha traído el BBVA, pensando en los turistas chinos que visitan el país. Este medio de pago requiere que los comercios dispongan de aparatos específicos para el cobro. Por ello, BBVA se encuentra ya en proceso de negociación con cadenas de distribución de España para que integren esa tecnología.

A ese método de pago, añadimos los que estamos desarrollando desde aquí. Por ejemplo, BIZUM. Pero también dos iniciativas del ecosistema de startups de Barcelona:

Esta startup es uno de los grandes valores del ecosistema de Barcelona. Su app permite el pago en tiendas, entre pares (P2P) y también online. El gráfico siguiente resume su funcionamiento en el caso de compra en tiendas. Funciona con varias opciones: Contatless, Código QR y código de un solo uso. En estos momentos, la startup está a punto de presentar una nueva tecnología, OPTO PAYMENT, que se basa en un canal de luz. Trataré el caso de Dinube en un próximo post, ya que es tremendamente interesante. Pronto podremos pagar aquí como hoy ya lo hacen en China.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *